Radio VALE

“Wonder”, la película de 2017 que en esta cuarentena se convirtió en furor en Netflix

El film protagonizado por Julia Roberts, Owen Wilson y Jacob Tremblay alcanzó el primer puesto entre las opciones más vistas de la plataforma. La historia de Auggie, el niño que nació con una deformidad facial y que decide comenzar la escuela a los 10 años

Wonder (“Extraordinario” en castellano) llegó a los cines en 2017 y tuvo un éxito moderado. Pero Netflix tuvo el ojo de encontrar en este título una buena opción para esta cuarentena, que tiene a cientos de miles de niños en las casas. Y desde que la sumó a su catálogo se coló en el primer puesto. Pero no sólo es relevante porque alcanzó la cima del streaming, sino que también se convirtió en tendencia en diferentes redes sociales que resaltaban el encanto de esta película.

El boca en boca comenzó a funcionar a la perfección y entonces se produjo el fenómeno: una película un tanto vieja se posiciona como la más vista en un abrir y cerrar de ojos. Las causas de esto pueden ser diversas y seguramente sea otra de las consecuencias de los tiempos de aislamiento social que estamos viviendo.

La historia de este film (basada en el best seller de la estadounidense de ascendencia colombiana Raquel Jaramillo Palacio) se centra en la vida de August “Auggie” Pullman (Jacob Tremblay) un niño que sufre del síndrome “Treacher-Collins” que consiste en una deformidad craneofacial. El pequeño comparte sus días con sus padres Isabel (Julia Roberts, siempre perfecta en sus roles de madre) y Nate (Owen Wilson) y también su hermana mayor Olivia (Izabela Vidovic).

Auggie toma clases en su casa junto a su madre pero un día deciden, entre todos, que el niño debe salir al mundo y comenzar a intercambiar su vida escolar en una institución. Así, con un casco de astronauta (que utiliza para no enfrentar la mirada ajena constante que se queda fija en su rostro), se dirige a su primer día en el colegio. Con este planteo, la película hace un recorte sobre la vida de este chico con este conflicto pero que puede extenderse a cualquier caso de bullying que hayamos experimentado.

Wonder es una ficción para ver con pañuelos al lado, pero tiene la habilidad de no caer en constantes golpes bajos. Emociona y sensibiliza. Es una película que invita a reflexionar, a reencontrarnos con la crueldad con la que algunos niños conviven, y a pensar qué es ser “normal”. Es un poema por donde se lo mire, porque cada uno de los protagonistas tienen su drama interior: una mamá que relegó su tesis para ayudar a su hijo, un marido que recurre al humor para minimizar el dolor, y una hija adolescente que adora a su hermano pero que también necesita que sus padres que la escuchen y la acompañen.

Es una película que te atraviesa, se mete en las entrañas y en las fibras más importantes del alma, que a veces no queremos ver porque nos hacen daño o porque nos recuerdan momentos de dolor que aun adultos no hemos superado. Y a pesar de que no todos hayamos sufrido la experiencia de vida de Auggie, llena de discriminación, miedos e inseguridades, seguramente conozcamos algún caso cercano de alguien que lo haya vivido.

Agregar comentario

Archivos

Categorías

Noticias de Bariloche La información de la Ciudad